DOI: ri14.v19i2.1655 | ISSN: 1697-8293 | Julio - diciembre 2021 Volumen 19 No 2 | ICONO14
MONOGRÁFICO

Perfiles creativos en el primer curso de magisterio. Un estudio exploratorio

Creativity profiles in first-year students of teacher training. An exploratory study

Perfis criativos no primeiro curso de magistério. Um estudo exploratório

Dra. Natalia Larraz Rábanos

Profesora Ayudante Doctor
(Universidad de Zaragoza)
http://orcid.org/0000-0001-7091-2855
España

Dr. José Luis Antoñanzas Laborda

Profesor Contratado Doctor
(Universidad de Zaragoza)
https://orcid.org/0000-0003-1702-3308
España

Dra. Isabel Garbayo Sanz

Profesora Asociada
(Universidad de Zaragoza)
https://orcid.org/0000-0002-1027-0333
España

Resumen

La creatividad se ha convertido en una habilidad esencial en la sociedad actual, definida como la capacidad del ser humano de generar ideas novedosas y valiosas que implican cierto grado de originalidad y de adecuación a la realidad. Además la creatividad es una competencia transversal en el ámbito de la Educación Superior esencial para lograr un aprendizaje de alto nivel y la mejora de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Los objetivos de este trabajo son conocer las características creativas (tipo y grado de creatividad) del alumnado de primer curso de Magisterio en Educación Infantil y Primaria de la Universidad de Zaragoza y establecer distintos perfiles de estudiantes. Para ello, se ha llevado a cabo un estudio descriptivo, transversal simple y ex post facto con 110 estudiantes de primer curso de Magisterio en Educación Infantil y Primaria, de 18,19 ± 1,81 años. La evaluación del potencial creativo se ha realizado con la Prueba de Imaginación Creativa (PIC). Se ha llevado a cabo un análisis descriptivo, correlacional y de clúster para identificar los perfiles en función del tipo de creatividad de dicho alumnado. Los resultados han puesto de manifiesto tres tipos de alumnado, con un grado de creatividad elevado, otro intermedio y otro bajo, en donde la creatividad narrativa tiene un valor preponderante en la configuración de dichos perfiles. Las conclusiones ahondan sobre la especificidad o generalidad de la creatividad y sus implicaciones en la formación del profesorado universitario.

Palabras clave: Creatividad; Formación del profesorado; Estudios de Magisterio; Educación Superior; Perfiles creativos; Prueba de Imaginación Creativa (PIC)

Abstract

Creativity has become an essential skill in today’s society, defined as the capacity of human beings to generate new and valuable ideas that imply a certain degree of originality and adaptation to reality. In addition, creativity is considered a transversal competence in Higher Education, essential to achieve a higher level of learning and the improvement of teaching-learning processes. The objectives of this work are to know the creative characteristics (type and degree of creativity) of the first-year students from Saragossa University of Teaching in Infant and Primary Education and to establish different student profiles. To this end, a simple descriptive, transversal and ex post facto study has been carried out with 110 first-year students in Early childhood and Primary Education, aged 18.19 ± 1.81. The evaluation of the creative potential has been carried out with the Test of Creative Imagination (PIC). A descriptive, correlational and cluster analysis has been carried out to identify the profiles according to the type of creativity of these students. The results have shown three types of students, with a high degree of creativity, an intermediate one and a low one, in which narrative creativity has a preponderant value in the configuration of these profiles. The conclusions go deeper into the specificity or generality of creativity and its implications in university teacher training.

Keywords: Creativity; Teacher training; Teacher Educatio; Higher Education; Creative profiles; Test of Creative Imagination (PIC)

Resumo

A criatividade tornou-se uma habilidade essencial na sociedade actual, definida como a capacidade dos seres humanos de gerar ideias novas e valiosas que implicam um certo grau de originalidade e adaptação à realidade, para além de ser uma competência transversal no domínio do Ensino Superior, essencial para alcançar um elevado nível de aprendizagem e a melhora dos processos de ensino-aprendizagem. Os objetivos deste trabalho são conhecer as caraterísticas criativas (tipo e grau de criatividade) dos estudantes do primeiro ano de Ensino do Ensino Infantil e do Ensino Primário da Universidade de Saragoça e estabelecer diferentes perfis de estudantes. Para este fim, foi realizado um estudo simples descritivo, transversal e ex post facto com 110 estudantes do primeiro ano do Ensino Infantil e Primário, com 18,19 ± 1,81 anos de idade. A avaliação do potencial criativo foi realizada com o Teste da Imaginação Criativa (PIC). Foi realizada uma análise descritiva, correlacional e de agrupamento para identificar os perfis de acordo com o tipo de criatividade deste corpo estudantil. Os resultados mostraram três tipos de estudantes, com alto grau de criatividade, intermediário e baixo, onde a criatividade narrativa tem um valor preponderante na configuração destes perfis. As conclusões aprofundam na especificidade ou generalidade da criatividade e as suas implicações na formação de professores universitários.

Palavras chave: Criatividade; Formação de professores; Estudos de formação de professores; Perfis criativos; Ensino superior; Teste da Imaginação Criativa (PIC)

1. Introducción

La creatividad se ha definido como la capacidad del ser humano de generar ideas novedosas y valiosas, que implican cierto grado de originalidad y de adecuación a la realidad (Sternberg & Kaufman, 2010). También se ha definido como un proceso de elaboración y validación de hipótesis teniendo en cuenta la sensibilidad hacia los problemas, a las carencias y los vacíos de información que lleva a formular conjeturas e hipótesis acerca de su solución (Torrance, 1976). La creatividad cumple un papel esencial en la sociedad actual y en la mejora de la calidad educativa, debido a que su desarrollo y los procesos implicados, fomentan un tipo de aprendizaje de alto nivel (Larraz, 2015).

La creatividad es un proceso esencialmente combinatorio, es la capacidad de conectar el conocimiento aprendido para resolver y descubrir problemas y generar ideas nuevas, por lo que tiende a estar relacionada con la resolución de problemas, dado que ambos aspectos comparten muchos procesos (Larraz, 2015; Calavia, Blanco y Casas, 2020). La creatividad se asocia a los procesos de producción divergente propuestos por Guilford (1950, 1968, 1994), que se dirigen en múltiples direcciones, en contraste con los procesos de producción convergente, que se dirigen en una dirección, de forma lineal y secuencial. Los procesos de producción divergente son los siguientes:

  1. Fluidez: habilidad implicada en la generación de un gran número de ideas. Existen tres tipos de fluidez: la ideacional, la asociativa y la expresiva;
  2. Flexibilidad: habilidad implicada en la generación de cambios en las clases de pensamiento, de significado, de interpretación, en el uso de algo, en la manera de entender o la estrategia empleada para realizar una tarea, o en la dirección de pensamiento, que puede suponer una nueva interpretación de la situación. Define dos tipos de flexibilidad: la espontánea y la de adaptación;
  3. Originalidad: habilidad de producir respuestas inusitadas, inteligentes desde premisas distantes o remotas, da lugar a respuestas altamente infrecuentes;
  4. Elaboración: habilidad de producir el mayor número posible de pasos o detalles para ejecutar un plan.

La importancia de los procesos creativos explica cómo se generan los productos creativos, dado que estos procesos están en la base y subyacen a su generación. Por lo que interesa identificar estos procesos para potenciarlos, así como conocer cómo interactúan con el ambiente social y cultural para ello.

1.2. Creatividad en el ámbito universitario

La creatividad, dentro del ámbito universitario, se concibe como una competencia transversal o genérica de carácter sistémico (González y Wegenaar, 2006). Las competencias transversales son habilidades implicadas en los aspectos genéricos del conocimiento, así como destrezas y capacidades que debe tener cualquier egresado antes de incorporarse al mercado laboral (Sánchez-Elvira, 2008). También son habilidades básicas para el desarrollo vital de las personas comunes a las distintas ocupaciones (De Juanas, 2010). Las competencias transversales se definen e incluyen en los planes de estudio universitarios debido al Proceso de Bolonia que propuso un marco común de titulaciones de Educación Superior a través del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). Dicho marco se ha plasmado a nivel estatal en el Real Decreto de 1393/2007. Las competencias transversales tienen carácter no vinculante y se han recogido por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad (ANECA, 2004) en sus Libros Blancos. En este contexto, es fundamental el desarrollo y la adquisición de la competencia creativa como un aspecto esencial para el desempeño profesional.

A día de hoy, la inclusión de las competencias transversales y genéricas en los planes de estudio supone un proceso lento y meditado, que se puede lograr gracias al planteamiento de actividades significativas para su desarrollo, como a la utilización de procedimientos adecuados para su implementación y evaluación (Sánchez-Elvira, López-González y Fernández-Sánchez, 2010). De este modo, los estudios realizados sobre la creatividad en las enseñanzas universitarias presentan la necesidad de ampliar y evaluar de forma específica su desarrollo (De Juanas, 2010).

La mayoría de los estudios sobre la creatividad en el ámbito universitario, muestran una percepción positiva de la metodología creativa por parte del alumnado, así como un desarrollo positivo, aunque desigual de la creatividad (Esteve, 2008; Cabrera & Herrán, 2015; Hong, Part & Rowell, 2017; Raso & Aranda, 2019). Por otro lado, también se observa un escaso desarrollo de la creatividad, dado que todavía persisten modelos de enseñanza y aprendizaje tradicionales (Esteve, 2008; Elisondo, Donolo y Rinaudo, 2008). Por lo que se insiste en la necesidad de impulsar medidas y procesos educativos que impliquen a los docentes en el desarrollo del pensamiento creativo de sus estudiantes, a partir de métodos de enseñanza que permitan generar conocimientos y dar respuesta a problemas sociales, científicos y tecnológicos (Ríos-Figueroa y Bravo, 2017; Zambrano, 2019).

1.3. Creatividad en la formación inicial del profesorado

En todos los grupos de edad existe un tendente declive de la creatividad que parece evidente en la infancia. La literatura científica muestra la existencia de un descenso significativo de los indicadores de la creatividad a medida que avanza la edad, cuestión también relacionada con la entrada en la enseñanza formal (Perkins, 1993; Sastre y Pascual, 2013; Torrance, 1966). En este sentido, Kim (2011) observó un descenso en la creatividad por primera vez en décadas en todas las edades en Estados Unidos. Dicho declive fue evidente en la infancia lo que conlleva un descenso en la imaginación, en la expresión verbal, en sintetizar información, en la motivación por elaborar ideas y detalles y captar la esencia de los problemas, así como una menor curiosidad y apertura a nuevas experiencias. Las posibles consecuencias de esta tendencia son de gran alcance porque la creatividad es vital en todos los aspectos de nuestras vidas (Runco, 2007).

Además, existe una ventana de oportunidad en la formación del profesorado, puesto que estudios en neurociencia (Kleibeuker, De Dreu & Crone, 2013), programas de entrenamiento (Stevenson et al., 2014) y las revisiones sobre la edad y la creatividad (González, Arias-Castro y López-Fernández, 2019), aportan que el promedio de las habilidades centrales de la creatividad, como la flexibilidad, va en aumento emparejada a la edad y permitirá el aprendizaje y el comportamiento exploratorio. Del mismo modo, se ha observado que la potenciación del pensamiento divergente aumenta con la edad si se interviene gracias a las interacciones socioculturales (educativas) y al desarrollo natural de las funciones cognitivas (Krumm, Filippetti y Aranguren, 2015). Por tanto, esta etapa vital de formación es clave en el aprendizaje, puesto que la consolidación de las funciones cognitivas se produce de forma continua (Kleibeuker et al., 2016) si bien su organización y maduración condiciona los niveles de desempeño de las tareas creativas. En resumen, si se dan estas condiciones, se podría mejorar la generación de ideas creativas con la edad (Stevenson et al., 2014).

En relación a la formación inicial del profesorado de Magisterio, la creatividad ha sido considerada como una las tres competencias sistémicas mejor valoradas por los estudiantes (Libros Blancos de la ANECA, 2004). Sin embargo, se observa que la organización para el desarrollo del pensamiento creativo en los futuros maestros no está suficientemente apoyada por los profesionales de la educación, así como tampoco lo están las condiciones didácticas para abordar este desafío (Borodina, Sibgatullina & Gizatullina, 2019).

Las investigaciones realizadas sobre el fomento de la creatividad en Magisterio llevadas a cabo mediante una propuesta específica, han demostrado un desarrollo efectivo de la misma (Bai et al., 2020; Garaigordobil y Berrueco, 2011; Larraz, Antoñanzas y Cuevas, 2020; Yates & Twigg, 2017, 2019). Además, haber experimentado estos programas formativos específicos, permiten modificar las creencias incorrectas del alumnado acerca de la concepción de la creatividad y su desarrollo (Jiménez y Múñoz, 2012). En un estudio de caso, se puso de manifiesto que las habilidades que deben dominar los maestros de infantil y primaria en la práctica creativa es de múltiples niveles y abarcan tres dimensiones: las cualidades personales, los procesos didácticos y la ética personal (Grainger, Goouch & Lambirth, 2005).

En este sentido, en un estudio sistemático de 210 estudios sobre educación y políticas educativas sugiere que las habilidades del profesorado, las actitudes, la voluntad de actuar como modelo, la toma de conciencia de las necesidades del alumnado, la estructuración flexible de la programación y determinados tipos de interacción en el aula, son fundamentales para la enseñanza de la creatividad. Esta revisión subraya la importancia de la cultura educativa en apoyar o impedir la creatividad, en la que es necesario generar concepciones sobre la creatividad y que el profesorado desarrolle su propia creatividad, trabajando de forma constructiva con un mentor, así como la importancia de la investigación-acción y la reflexión de la propia praxis educativa (Davies et al., 2014). Se sugiere, además que, para la formación de un elevado nivel de pensamiento creativo en la Educación Superior, se requiere de acciones específicas e intencionales (Borodina et al, 2019).

Por otro lado, se ha demostrado la existencia de una relación significativa entre escuelas innovadoras y profesorado altamente creativo (Yüner & Özdemir, 2020). Por lo que, el entorno y clima creativo de una institución educativa influye directamente sobre la capacidad creativa de sus profesores (Craft, Jeffrey & Liebling, 2001; Menchén, 2003). De este modo, para lograr el desarrollo de la creatividad en el ámbito universitario, se debe dotar de estrategias creativas al profesorado para aplicarlas en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Además, la universidad debería adoptar un papel activo y estratégicamente creativo (Ríos y Figueroa, 2017; De la Torre y Violant, 2002). La importancia de los primeros cursos de formación del profesorado es esencial para imprimir esfuerzos y establecer una línea base de la creatividad para su potenciación ulterior, durante los estudios de grado.

Los objetivos de este trabajo son conocer las características creativas (tipo y grado de creatividad) del alumnado de primer curso de Magisterio en Educación Infantil y Primaria y establecer distintos perfiles de estudiantes. Para ello, se ha llevado a cabo un estudio descriptivo, transversal simple y ex post facto con estudiantes de primer curso de Magisterio en Educación Infantil y Primaria de la Universidad de Zaragoza. La evaluación del potencial creativo se ha realizado con la Prueba de Imaginación Creativa (PIC). Se ha llevado a cabo un análisis descriptivo, correlacional y de clúster para identificar los perfiles en función del tipo de creatividad del alumnado.

2. Material y métodos

2.1. Participantes

La muestra seleccionada han sido los estudiantes del Grado en Magisterio en Educación Infantil y del Grado en Magisterio en Educación Primaria de la Universidad de Zaragoza. El criterio de selección fue intencional de carácter no aleatorio. La muestra está formada por 110 participantes de 18.19 ± 1.81 años de media de edad, de los cuales 96 son mujeres (87.3%) y 14 son varones (12.7%). Los estudiantes de Magisterio en Educación Infantil son 80 participantes (71.5% de la muestra), de los cuales 5 son varones (6.3%) y 75 mujeres (93.7%) y los estudiantes de Magisterio en Educación Primaria son 30 participantes (26,8% de la muestra), de los cuales, 9 son varones (30%) y 21 mujeres (70%) (Tabla 1).

Participantes

N (%)

Grupo

Total

110 (100%)

Infantil

80 (71.5%)

Primaria

30 (26.8%)

Género

Hombre

14 (12.7%)

Mujer

96 (87.3%)

Edad

17

12 (10.7%)

18

86 (76.8%)

19

9 (8%)

>19

3 (2.7%)

Media

18.19 (±1.81)

Tabla 1: Variables sociodemográficas.

2.2. Instrumentos

El instrumento de evaluación para valorar la creatividad ha sido la Prueba de Imaginación Creativa (PIC), en su versión para Adultos (PIC-A) (Artola, Barraca, Mosteiro et al., 2012) de 18 a 75 años y en su versión para Jóvenes (PIC-J) (Artola, Barraca, Martín et al., 2008) de 12 a 18 años. La PIC es un instrumento estandarizado diseñado para evaluar la creatividad en población adulta y juvenil, respectivamente y valora además distintas facetas de la creatividad (Fluidez, Flexibilidad, Originalidad, Elaboración, Título y Detalles especiales) en su vertiente narrativa (fluidez, flexibilidad y originalidad) y su vertiente gráfica (originalidad, elaboración, título y detalles especiales), mediante tareas de pensamiento divergente en las que se estimula la creatividad.

Dicha prueba consta de la realización de cuatro tareas presentadas como juegos: 1) se muestra una imagen ambigua y se deben escribir ideas acerca de lo que podría estar ocurriendo en esa escena; 2) se motiva a pensar en ideas de nuevos usos de un objeto (un tubo de goma); 3) se plantea una situación imposible y se pregunta sobre sus consecuencias (¿Qué pasaría si se volviese el suelo elástico?) 4) se muestran cuatro viñetas con dibujos incompletos y se debe finalizar el dibujo de manera original, añadiendo un título.

Con esta prueba se obtiene una puntuación en cada una de estas facetas:

2.3. Procedimiento

Se ha utilizado un diseño descriptivo, transversal simple y ex post facto a través de una metodología selectiva (correlacional) y cuantitativa. De forma concreta, se ha evaluado la creatividad en estudiantes de primer curso de Magisterio en Educación Infantil y Primaria. Los estudiantes recibieron instrucciones concretas de cómo contestar a la prueba de creatividad. La duración de la prueba fue de 50 minutos. Una vez terminada, se recogieron los ejemplares y se corrigieron para ser analizados posteriormente.

2.4. Análisis de datos

Se ha llevado a cabo un análisis estadístico de las puntuaciones directas en las distintas variables que componen la creatividad: la creatividad narrativa (fluidez, flexibilidad, originalidad), la creatividad gráfica (originalidad, elaboración, título y detalles especiales) y la creatividad general (creatividad narrativa y gráfica). Para el análisis estadístico se utilizó el programa SSPS-26. Los estadísticos utilizados han sido pruebas descriptivas, una correlación de Pearson y un análisis de clúster.

3. Resultados

Se muestran a continuación los resultados de las puntuaciones de las pruebas descriptivas (tabla 2), de las correlaciones (tabla 3) y del análisis de clúster (tabla 4) realizadas.

Según los estadísticos descriptivos (tabla 2), la media de la creatividad, ha sido de 96.04 puntos en la creatividad general, de 86.53 puntos en la creatividad narrativa y de 9.44 puntos en la creatividad gráfica. En la creatividad narrativa, la puntuación media de la fluidez es de 41.55 puntos, de la flexibilidad es de 26.42 puntos y de la originalidad narrativa, de 18.56 puntos. En la creatividad gráfica, la puntuación media de la originalidad es de 3.81 puntos, de la elaboración de 1.87 puntos, de los detalles especiales de 1.91 puntos y la del título, de 1.85 puntos.

Variable

Mínimo

Máximo

Media

Desv. típ.

Creatividad Narrativa

Fluidez

11

83

41,55

14,63

Flexibilidad

6

49

26,42

10,07

Originalidad

3

45

18,56

8,85

Cr. Narrativa

20

177

86,53

30,33

Creatividad Gráfica

Originalidad

0

8

3,81

1,74

Elaboración

0

7

1,87

1,76

Detalles Especiales

0

8

1,91

1,72

Titulo

0

7

1,85

1,83

Cr. Gráfica

2

18

9,44

3,42

Creatividad General

Cr. General

22

188

96,04

31,01

Tabla 2: Estadísticos descriptivos.

A continuación, se presentan las relaciones encontradas entre las distintas variables de la creatividad general, narrativa y gráfica (tabla 3) obtenidas de las correlaciones de Pearson. En un primer momento, se puede ver una ausencia de relación significativa entre la creatividad narrativa y gráfica (rxy = .173), lo que podría implicar aspectos de la creatividad significativamente diferentes. A su vez, la relación entre creatividad general, narrativa y gráfica también presenta diferencias. Se observa una relación significativa entre la creatividad general y narrativa (rxy = .994**) próxima a 1, y mayor que la encontrada entre la creatividad general y gráfica (rxy = .279**). Esta cuestión también se observa con las variables que componen ambos aspectos de la creatividad. Por ejemplo, la creatividad general correlaciona de manera positiva y significativa con todas las variables de la creatividad narrativa (Fluidez: rxy = .943**; Flexibilidad: rxy = .903**; Originalidad: rxy = .819**) pero con las variables de la creatividad gráfica, muestra únicamente una relación positiva y significativa con la elaboración (rxy = .231*) y con el título (rxy = .315**).

Con respecto a la relación entre la creatividad narrativa y gráfica, se observa una relación positiva débil (rxy = 0.173). Entre la creatividad gráfica y las variables que componen la creatividad narrativa, se observa una relación positiva y significativa con la flexibilidad (rxy = .223*) y la originalidad narrativa (rxy = .211*). Entre la creatividad narrativa y las variables de la creatividad gráfica, solamente se observa una relación significativa y positiva con el título (rxy = .274**). Por otro lado, también se observa una relación positiva y significativa entre ciertas variables de la creatividad gráfica y narrativa como son el título y la fluidez (rxy = .238**); el título y la flexibilidad (rxy = .416**), así como la elaboración y la flexibilidad (rxy = .269**).

Creatividad Narrativa

Creatividad Gráfica

Cr. General

Fluidez

Flex.

Orig.

Cr. Narr.

Orig.

Elab.

Det. Esp.

Titulo

Cr. Gráfica

Cr. General

Fluidez

1

,831**

,686**

,959**

-0,039

0,064

-0,127

,238*

0,076

,943**

Flex.

1

,579**

,902**

-0,112

,269**

-0,16

,416**

,223*

,903**

Orig.

1

,815**

0,037

0,179

0,123

0,072

,211*

,819**

Cr. Narrativa

1

-0,045

0,172

-0,078

,274**

0,173

,994**

Orig.

1

-0,172

,257**

-,248**

,417**

0,003

Elab.

1

-0,034

,324**

,583**

,231*

Det.Esp.

1

-,243*

,487**

-0,021

Titulo

1

,452**

,315**

Cr. Gráfica

1

,279**

Cr. General

1

Tabla 3: Correlaciones componentes creatividad.

**. La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral);
*. La correlación es significante al nivel 0,05 (bilateral).

En la tabla 4, se muestran los resultados del análisis de clúster realizado. Se ha realizado un análisis en base a tres niveles o grados en el desarrollo de la creatividad y se han obtenido tres grupos: un primer grupo con un nivel moderado o intermedio de creatividad (N=48), un segundo grupo con un nivel elevado de creatividad (N= 29) y un tercer grupo con un nivel bajo de creatividad (N = 33).

El primer grupo presenta valores intermedios en la creatividad general (97 puntos), en la creatividad narrativa (88 puntos) y en la creatividad gráfica (9 puntos), este grupo supone aproximadamente la mitad de la muestra (43.63%); el segundo grupo, presenta valores elevados en la creatividad general (135 puntos), en la creatividad narrativa (124 puntos) y valores ligeramente superiores a la media en la creatividad gráfica (11 puntos), este grupo supone un poco más de una cuarta parte de la muestra (26.36%) y; un tercer grupo, con valores bajos en la creatividad general (60 puntos), en la creatividad narrativa (51 puntos) y valores intermedios en la creatividad gráfica (9 puntos), este grupo supone casi una tercera parte de la muestra (30%).

Las diferencias encontradas entre los distintos perfiles, vienen marcadas por las puntuaciones obtenidas en la creatividad narrativa y las variables que la componen, dado que las puntuaciones en la creatividad gráfica apenas discriminan los distintos grupos entre sí, ya que tienen los mismos valores en los tres grupos a excepción de la variable de título que varía de manera muy ligera entre ellos (grupo 1 = 2 puntos; grupo 2 = 3 puntos y grupo 3 = 1 punto).

Componente

Grupo 1

Grupo 2

Grupo 3

Género

Mujer

Mujer

Mujer

Creatividad

Fluidez

42

59

25

Narrativa

Flexibilidad

27

38

16

Originalidad

19

27

10

Narrativa

88

124

51

Creatividad Gráfica

Originalidad

4

4

4

Elaboración

2

2

2

Detalles Especiales

2

2

2

Titulo

2

3

1

Gráfica

9

11

9

Creatividad

General

97

135

60

Número de casos

N

48

29

33

Porcentaje

%

43,63%

26,36%

30%

Tabla 4: Perfiles del alumnado según el grado de creatividad.

4. Discusión

Se puede afirmar que se han logrado los objetivos de la investigación, los cuales han sido conocer las características creativas de los estudiantes de primer curso de Magisterio de Educación Infantil y Primaria de la Universidad de Zaragoza y establecer distintos perfiles en función del tipo y el grado de creatividad.

En relación al tipo y grado de creatividad y perfil del alumnado de Magisterio, se han observado tres grupos de estudiantes: los que tienen un nivel intermedio de creatividad (43,63%), los que presentan un nivel elevado de creatividad (26,33%) y los que presentan un nivel bajo de creatividad (30%).

Además, las diferencias encontradas entre las distintas puntuaciones de creatividad podrían estar determinadas por las puntuaciones obtenidas en la creatividad narrativa en detrimento de la creatividad gráfica, que apenas varía en un grupo con respecto a otro y se mantiene más o menos estable (9 -11 puntos). Por lo que parecen más predictivas las puntuaciones de la creatividad narrativa para determinar las puntuaciones de la creatividad general. Dicho aspecto podría estar representado por la ausencia de relación significativa entre la creatividad narrativa y gráfica (rxy = .173) y por la elevada correlación significativa entre la creatividad general y narrativa (rxy=.994**) frente a la creatividad general con la creatividad gráfica (rxy=.279**).

Estos hallazgos representan aspectos diferenciales de la creatividad presente en el alumnado evaluado que además coincide con la literatura reciente en torno a este tema. En los resultados de un estudio llevado a cabo por Fink y colaboradores (2019) se observa que la creatividad narrativa podría ser más predictiva a la hora de valorar la creatividad que la creatividad gráfica, siendo estas puntuaciones definitorias en la obtención de puntuaciones elevadas de creatividad. Dichos autores concluyen que creatividad verbal podría presentar un aspecto de dominio general y de amplio espectro frente a la creatividad figurativa, más específica de un dominio de conocimiento. A las mismas conclusiones llegó también Tsai (2014) que considera que la creatividad verbal y gráfica podrían entenderse como dos constructos diferentes. En otros estudios, se constata que la creatividad narrativa y gráfica podrían implicar rasgos y aptitudes diferenciales en las habilidades sociales o el autoconcepto y esto podría ser debido a la complejidad del constructo creativo y a su evaluación (Garaigordobil, 1997; Ruiz-Melero, 2017).

La posible especificidad de la creatividad se ha estudiado en función del desarrollo evolutivo y la edad (Bernal et al., 2017) dado que, según la experiencia y los conocimientos adquiridos, se pueden ejercitar ciertas facetas de la creatividad u otras que podrían determinar la existencia de distintos perfiles creativos. En este sentido, los modelos híbridos reconocen cierta especificidad y cierta generalidad del fenómeno creativo (Ruiz-Melero, 2017).

En relación a dicha especificidad, el tipo de creatividad exhibida también puede ser diferente respecto al desempeño profesional. Por ejemplo, periodistas y abogados puntúan más alto en fluidez y médicos en originalidad (Stevenson et al., 2014), cuestión que pone al descubierto que, para los adultos jóvenes, el contexto social y educativo juega un papel fundamental en el desarrollo de la creatividad.

Este último aspecto remite a la evaluación de la creatividad, en la que hay autores que se decantan por evaluarla mediante medidas y modelos de contenido específico (Sak y Ayas, 2013). A este respecto, se ha señalado que quizás sería más útil saber si las personas que han recibido formación creativa en un dominio específico pueden transferir y aplicar lo aprendido a otros dominios que centrarse en la medición de la creatividad (Bernal et al., 2017). Según lo comentado, lo más importante sería tener en cuenta las características y las condiciones de los procesos de enseñanza y aprendizaje con el fin de que no obstaculicen y permitan potenciar el desarrollo creativo que, de forma natural, surge en el aula, atendiendo al carácter contextual de la misma (Romo, 2003). Algunos autores proponen evaluar el proceso creativo según las dimensiones de novedad y adecuación, desde una perspectiva de su micro-desarrollo en el aquí y el ahora, aunando criterios verbales y no verbales en las actividades que se desarrollen, potencien y evalúen (Kupers, Van Dijk & Lehmann-Wermser, 2018). Finalmente, se aboga por la propuesta metodológica de diseños complejos para su desarrollo (Glăveanu et al., 2019) y por considerar la evaluación de la creatividad desde una perspectiva múltiple (Santaella, 2006; Perry & Karpova, 2017).

Este estudio, al haberse realizado en el primer curso de una titulación de futuros docentes, los resultados que arrojan son esperanzadores, dado que la mitad de los estudiantes poseen un nivel intermedio de creatividad y aproximadamente, una cuarta parte, un nivel elevado. Las dificultades se pueden ver en la casi tercera parte de la muestra estudiada, que presenta un nivel bajo de creatividad. Cuestión que puede ser transformada si se realizan los esfuerzos pertinentes para mejorar en los procesos y su potencial creativo (Bai et al., 2020; Garaigordobil y Berrueco, 2011; Larraz, Antoñanzas & Cuevas, 2020; Yates & Twigg, 2017, 2019).

Por tanto, para lograr un mayor desempeño creativo, habría que implicar al profesorado de Magisterio, generando políticas educativas que mejoren el potencial creativo del alumnado, fomentando procesos de formación del profesorado en materia de creatividad, tal y como se comentaba al inicio de este estudio (Borodina et al., 2019; Davies et al., 2014; Larraz, Antoñanzas y Salavera, 2019; Ríos-Figueroa y Bravo, 2017; Zambrano, 2019).

Las limitaciones de este trabajo vienen dadas por las propias características del mismo, se trata de un estudio descriptivo realizado en un momento puntual, por lo que no se pueden extrapolar los resultados ni extraer relaciones causales sobre ellos. Por otro lado, la selección muestral obedece al primer curso del Grado de Magisterio y, aunque se trate de una muestra limitada, es lo suficientemente representativa para los fines que se ha planteado este trabajo.

5. Conclusiones

Teniendo en cuenta los resultados obtenidos en este estudio, se puede concluir lo siguiente:

De este modo, se anima a generar un foco de investigación para comprender cómo se puede desarrollar la creatividad durante el transcurso de los estudios universitarios y, en concreto, en los estudios de Magisterio, ahondando en las distintas facetas de la creatividad, entre ellas, la creatividad narrativa o verbal y la creatividad gráfica o figurativa, para estimular el potencial creativo de los estudiantes. El fin último es que se puedan transferir los conocimientos de un contexto a otro, es decir, en las distintas asignaturas de la titulación de los distintos cursos, en las prácticas académicas y profesionales y finalmente, en su futura labor profesional. Además, se insiste en la fundamental labor del profesorado para mejorar el potencial y el desempeño creativo del alumnado, siendo esencial la formación del profesorado en las tareas y los procesos creativos.

Fuentes de financiación

Este trabajo ha sido promovido por el Vicerrectorado de Política académica de la Universidad de Zaragoza gracias al Proyecto de Innovación Docente: PIIDUZ_19_173. DESARROLLO DE LA CREATIVIDAD EN EL ALUMNADO DE EDUCACIÓN INFANTIL: ESTRATEGIAS Y PROCESOS DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE IMPLICADOS, con una cuantía de 200€.

Referencias

Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (ANECA) (2004). Libro Blanco. Título de Grado en Magisterio. Volumen 1. ANECA.

Bai, H.H., Duan, H.J., Kroesbergen, E.H., Leseman, P.P.M., & Hu, W.P. (2020). The benefits of the learn to think program for preschoolers’s creativity: an explorative study, Journal of Creative Behaviour, 54 (3), 699-711.

Bernal, A., Esparza, J., Ruiz, M.J., Ferrando, M. y Sainz, M. (2017). Especificidad de la creatividad: figurativa y científica. Electronic Journal of Research in Educational Psychology, 15(3), 574-597. http://dx.doi.org/10.14204/ejrep.43.16094

Borodina, T., Sibgatullina, A. & Gizatullina, A. (2019). Developing creative thinking in future teachers as a topical issue of higher education. Journal of Social Studies Education Researh, 10(4), 226-245.

Cabrera, J. y Herrán, A. de la (2015). Creatividad, complejidad y formación: Un enfoque transdisciplinar. Revista Complutense de Educación, 26(3), 505-526. https://doi.org/10.5209/rev_RCED.2015.v26.n3.43876

Calavia, MB, Blanco, T., Casas, R. (2020). Fostering Creativity as a Problem-Solving Competence through Design: Think-Create-Learn, a Tool for Teachers, Thinking Skills and Creativity. https://doi.org/10.1016/j.tsc.2020.100761

Craft, A., Jeffrey, B., & Liebling, M. (2001). Creativity in education. Biddles, Ltd.

Davies, D., Jindal-Snape, D., Digby, R., Howe, A. & Collier, C. & Hay, P. (2014). The roles and development needs of teachers to promote creativity: A systematic review of literature. Teaching and Teacher Education, 41, 34–41. https://doi.org/10.1016/j.tate.2014.03.003.

De Juanas, A. (2010). Aprendices y competencias en el Espacio Europeo de Educación Superior, Revista de Psicología y Educación, 1(5), 171-186.

Elisondo, R.C., Donolo, D.S. y Runaudo, M.C. (2008). Ocasiones para la creatividad en contextos de educación superior. Revista de docencia universitaria, 7(4), 1-16.

Esteve, F. (2008). Análisis del estado de la creatividad en los estudiantes universitarios. I Congreso Internacional Univest: el estudiante, eje del cambio en la Universidad, Gerona. Junio de 2008.

Fink, A., Reim, T., Benedek, M., Grabner, R. (2019). The Effects of a Verbal and a Figural Creativity Training on Different Facets of Creative Potential, Journal of Creative Behavior, 54(3), 676-685. https://doi.org/10.1002/jocb.402

Garaigordobil, M. (1997). Evaluación de la creatividad en sus correlatos con conducta asertiva, conducta de ayuda, status grupal y autoconcepto. Revista de Psicología, 19(1), 53-69.

Gariaigordobil, M. y Berrueco, L. (2011). Effects of a play program on creativity thinking of preschool children. The Spanish Journal of Psychology, 14(2), 608-618.

Glăveanu, V. P., Hanchett Hanson, M., Baer, J., Barbot, B., Clapp, E. P., Corazza, G. E., & Sternberg, R. J. (2019). Advancing creativity theory and research: A sociocultural manifesto. The Journal of Creative Behavior, 1–5. https://doi.org/10.1002/jocb.395.

González, K.J., Arias-Castro, C.C. y López-Fernández, V. (2019). Una revisión teórica de la creatividad en función de la edad. Papeles del Psicólogo / Psychologist Papers, 40(2), 125-132.

González, J. y Wenegaar, R. (2006). Tuning Educational Structures in Europe. Informe del Proyecto Piloto, fase 1. Universidad de Deusto.

Grainger, T., Goouch, K., & Lambirth, A. (2005). Creativity and writing: Developing voice and verve in the classroom. Routledge.

Guilford, J. P. (1950). Creativity. American Psychologist, 5, 444 – 454.

Guilford, J. P. (1968). Creativity, intelligence and their educational implications. San Diego, CA: EDITS/Knapp.

Guilford, J. P. (1994). La creatividad: pasado, presente y futuro. En R. D. Storm (Comp.). Creatividad y educación (pp. 9-23). Paidós.

Hong, E., Part, R. y Rowell, L. (2017). Children’s and teachers’ conceptions of creativity. En R. A. Beghetto y B. Sriraman (Eds.), Creative contradictions in education: Cross disciplinary paradoxes and perspectives (pp. 303-331). Springer. https://doi.org/10.1007/978-3-319-21924- 0_17.

Iglesias-Cortizas, M.J. y Rodicio-García, M. (2013). El desarrollo de la creatividad y la innovación. Un reto ante la crisis actual. Revista de investigación en Educación, 11(1), 134-148.

Kim, K. H. (2011). The creativity crisis: The decrease in creative thinking scores on the Torrance Tests of creative thinking. Creativity Research Journal, 23(4), 285–295. https://doi.org/10.1080/10400419.2011.627805.

Kleibeuker, S., De Dreu, C., & Crone, E. (2013). The development of creative cognition across adolescence: distinct trajectories for insight and divergent thinking. Developmental Science, 16(1), 2–12. https://doi.org/10.1111/j.1467-7687.2012.01176.x.

Kleibeuker, S., Stevenson, C., Van Der Aar, L., Overgaauw, S., Van Duijvenvoorde, A., & Crone, E. (2016). Training in the adolescent brain: an fMRI training study on divergent thinking. Developmental Psychology, 53(2), 353–365. https://doi.org/10.1037/dev0000239.

Krumm, G., Filippetti, V., y Aranguren, M. (2015). Efectos del sexo y la edad en la creatividad verbal en adolescentes y jóvenes de habla hispana. Acta Psiquiátrica y Psicológicade América Latina, 61(3), 184-194.

Kupers, E., Van Dijk, M., and Lehmann-Wermser, A. (2018). Creativity in the Here and Now: A Generic, Micro-Developmental Measure of Creativity. Front. Psychol. 9:2095. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2018.02095.

Jiménez, L. y Muñoz, M.D. (2012). Educar en creatividad: un programa formativo para maestros de Educación Infantil basado en el juego libre. Electronic Journal of Research in Educational Psychology, 10(28), 1099-1122.

Larraz, N. (2015). Desarrollo de las habilidades creativas y metacognitivas en la educación secundaria obligatoria. Dykinson.

Larraz, N., Antoñanzas, J.L. y Salavera, C. (2019). El desarrollo de la creatividad en el alumnado universitario. Propuesta de intervención en el grado de Magisterio de Educación Infantil. En S. Alonso, Romero, J.M., Rodríguez, C. y Sola, J. Investigación, innovación docente y TIC. Nuevos horizontes educativos (pp.1452-1461). Dykinson.

Larraz, N. Antoñanzas, J.L y Cuevas, J. (2020). Creative skills in undergraduate primary education students. European Proceedings of Social and Behavioural Sciences. https://doi.org/10.15405/epsbs.2020.05.11

Ruiz-Melero, M. (2017). Estudiar los Perfiles Creativos de los Estudiantes en los Distintos Ámbitos Escolares de la Educación Secundaria. Tesis Doctoral. Universidad de Murcia.

Menchén, F. (2003). Evaluación de la creatividad en las organizaciones. Creatividad y sociedad, 4, 23-33.

Perry, A., & Karpova, E. (2017). Efficacy of teaching creative thinking skills: A comparison of multiple creativity assessments, Thinking Skills and Creativity, 24, 118-126. https://doi.org/10.1016/j.tsc.2017.02.017.

Perkins, R.M. (1993). Personality variables and implications for critical thinking. College Student Journal, 27(1), 106-111.

Ríos-Figueroa, P. y Bravo, G. (2017). Proyección de la creatividad en la investigación e innovación de las instituciones de educación superior. Qualitas, 11, 84-99.

Raso, S. y Aranda, D.S. (2019). Percepciones del Futuro Pedagogo sobre la Metodología de Enseñanza de la Creatividad. REICE. Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 17(1), 73-89. https://doi.org/10.15366/reice2019.17.1.005.

Romo, M. (2003). Evaluar la creatividad. Un estudio retrospectivo. Creatividad y sociedad, 4, 55-62.

Runco, M. A. (2007). To understand is to create: An epistemological perspective on human nature and personal creativity. In R. Richards (Ed.), Everyday creativity and new views of human nature: Psychological, social, and spiritual perspectives (p. 91–107). American Psychological Association. https://doi.org/10.1037/11595-004.

Sánchez-Elvira, A. (2008). Propuesta del Mapa de Competencias Genéricas de la UNED. UNED-IUED.

Sánchez-Elvira, A., López-González, M.A., Fernández-Sánchez, M. (2010). Análisis de las competencias genéricas en los nuevos títulos de Grado del EEES en las Universidades españolas, Revista de Docencia Universitaria, 8(1), 33-35.

Sak, U. & Ayas, M.B. (2013). Creative Scientific Ability Test (C-SAT): a new measure of scientific creativity. Psychological Test and Assessment Modeling, Volume 55, 2013 (3), 316-329. https://doi.org/10.1016/j.tsc.2014.06.001.

Santaella, M. (2003). La evaluación de la creatividad. Sapiens. Revista universitaria de investigación, 7, 86-106.

Sastre, S. y Pascual, M.T. (2013). Alta capacidad intelectual, resolución de problemas y Creatividad. Revista de Neurología, 56, 1-10.

Sternberg, R.J., & Kaufman, J.C. (2010). Constraints on creativity. In J.C. Kaufman & R.J. Sternberg, (Eds.). The Cambridge handbook of creativity (pp. 467-482). Cambridge University Press.

Stevenson, C., Kleibeuker, S., De Dreu, C., y Crone, E. (2014). Training creative cognition: adolescence as a flexible period for improving creativity. Frontiers in Human Neuroscience, 8(827), 38-53. http://doi.org/10.3389/fnhum.2014.00827.

Torre, S. de la y Violant, V. (2002). Estrategias creativas en la enseñanza universitaria. Una investigación con metodología de desarrollo, Creatividad y Sociedad, 3, 21-38.

Torrance, E.P. (1966). Torrance Test of Creative Thinking (TTCT). Norms Technical Manual. Personal Press.

Tsai, K.C. (2014). Examining gender differences in creativity. International Journal of Social Sciences, 13(1), 115-122.

Yates, E., & Twigg, E. (2019). Students reflections on the place of creativity in early years practice: reflections on second year work placement experience, Thinking Skills and Creativity, 31, 335-345. https://doi.org/10.1016/j.tsc.2019.02.001.

Yüner, B., & Özdemir, M. (2020). Examination of the Relationship between School Innovation and Teacher Creativity, Pamukkale Universitesi Egitim Fakultesi Dergis [Pamukkale University Journal of Education], 50, 162-179. https://doi.org/10.9779/pauefd.538207.

Zambrano, N. I. (2019). El desarrollo de la creatividad en estudiantes universitarios. Revista Conrado, 15(67), 355-359. Recuperado de http://conrado.ucf.edu.cu/index.php/conrado

Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.